Portada » Técnicas » Spinning en otoño: la mejor época

Spinning en otoño: la mejor época

Como dice el gran Kase O en su canción Cantando, «septiembre llega con su ‘Oh, dios mío’, con ropa veraniega va a joderse de frío…». Bueno, no es que nos jodamos de frío por tierras murcianas en septiembre, la verdad, pero sí que cambia todo, y todos nos volvemos un poco locos. La pesca a spinning en otoño es diferente, y creo que cada año que pasa lo es un poco más, porque cambia el clima, y cambiamos los pescadores.

He podido comprobarlo bien en estas primeras salidas de septiembre: variedad de especies, abundancia de capturas y muchos, muchos pescadores. Cada vez más, y no sé si quizás demasiados en algunos sitios.

Multitud de especies para pescar a spinning en otoño

El otoño es, sin duda, mi estación favorita para practicar spinning y rockfishing. Es la época del año en la que más capturas consigo. También es el momento en el que prácticamente están activas o de paso la mayoría de especies de peces que podemos pescar en el Mediterráneo.

Lubinas, anjovas, palometones, bacoretas, llampugas, agujas, serviolas… Son solo algunas de las especies que se ponen a tiro de nuestros señuelos. Algunas porque viven aquí todo el año, y otras porque son especies migratorias que pasan cerca de los salientes de nuestra costa. Esto ocurre a finales del verano y dura hasta el final del otoño. Cuando llega el invierno, algunas se quedan -algo más apáticas, eso sí-, y las demás desaparecen hasta la primavera.

Si esto ya suena interesante, otra de las cosas buenas es que en otoño el calor se suaviza, y los turistas abandonan la costa. Se quedan para nosotros muchas horas disponibles para la pesca. Pero cuidado, que lo bueno se pasa volando. 😅

Señuelos: más jigs, los mismos paseantes

Los paseantes de superficie se quedan en mi caja, como mínimo, hasta la llegada del invierno. Esto es porque las especies que pesco en superficie, como la lubina y el palometón, siguen estando muy activas. Además, también puede darse alguna que otra anjova entrada en carnes. Estas especies son un buen objetivo de la pesca a spinning en otoño. Todas ellas podemos buscarlas en zonas algo más someras, en las cuales no entran los túnidos.

Pez aguja (Belone belone) capturado con un jig Major Craft de 20 gramos, color Zebra Glow
Pez aguja (Belone belone) capturado con un jig Major Craft JigPara de 20 gramos, color Zebra Glow

En esta época utilizo indiscriminadamente los jigs, tanto los casting jigs como los de shore slow jigging. Me resultan muy efectivos para especies como las bacoretas, las serviolas y las llampugas. Éstas especies, al contrario que las lubinas, suelo buscarlas en zonas de paso, y con bastante profundidad. Son especies relativamente fáciles de capturar en el momento que pasan por nuestros spots. Y ahí está la clave: en tener la paciencia suficiente para esperar el momento. Buenos combates dan, ¡vaya que sí! 💪😊

A finales del verano utilizo equipos bastante ligeros, y voy sustituyéndolos por los de spinning medio conforme va avanzando el otoño. El cambio es rápido, sí, porque muchas de las especies de las que están de paso son de crecimiento rápido, y podemos encontrarnos con alguna sorpresa. También puede ser que haya que lanzar jigs grandes para llegar a los sitios, y es mejor hacerlo con la tranquilidad de que no voy a reventar la caña.

Además de estos tipos de señuelos, no dejo de utilizar los demás, ya que dependiendo del spot las posibilidades pueden ser numerosas. ¡Es la mejor época para probar y disfrutar!

No todo me gusta del spinning en otoño

El spinning vive una época dorada. No sé si es por moda, o por la influencia de las redes sociales y YouTube, pero al menos por la costa de la Región de Murcia me está resultando casi imposible ponerme a pescar en spots que hace unos años estaban completamente desiertos.

Aglomeración de pescadores en una de las zonas que solía frecuentar. En este caso estamos ante una pesca masiva de alevines de bacoreta, con bombeta y bananas de tipo Yumizuno.
Aglomeración de pescadores en una de las zonas que solía frecuentar. En este caso estamos ante una pesca masiva de alevines de bacoreta, con bombeta y bananas de tipo Yumizuno.

Antes de nada, quiero decir, que me encanta compartir mis jornadas de pesca con mis amigos y otros compañeros, por supuesto. Lo que no me gusta es meterme en un spot rodeado de 20 o 30 personas -no exagero-, con una presión de pesca desmesurada, y llevando cuidado de no liar y de que no te líen, con el simple objetivo de pescar una bacoreta o una llampuga. Entiendo que una persona que está aprendiendo quiera intentarlo, pero a quien le guste el spinning de verdad dudo que disfrute de estas situaciones.

Fuera del otoño, esto no pasa, porque no es tan fácil capturar un pez, y solo salimos los que de verdad estamos enganchados a esto. Mientras esto dura, me dedico a buscar y a pescar en spots más apartados y menos conocidos. Tampoco difíciles, porque soy de la escuela de los que piensan que no merece la pena jugarse la vida por un pez. Posiblemente no sean spots tan buenos, pero son sitios que me permiten disfrutar igualmente del mar y de la época. Al fin y al cabo esto es pesca, y la sorpresa puede llegar en cualquier lance.

Planes de futuro: spinning en otoño en otras zonas

Para el futuro próximo, me apetece mucho probar el spinning en otras latitudes de la geografía española. Llevo tiempo pensando en pescar a spinning en el Delta del Ebro, y me consta que el otoño también es especialmente por aquellos lares. Estos últimos años, por diferentes circunstancias, no he podido ir, pero para el año que viene espero que no se me escape la oportunidad. Ya estoy planificando todo para tener libre al menos una semana durante esta época en 2021.

Esperemos que el COVID, el trabajo, y demás historias respeten, y pueda dejarme caer por allí. ¡Cruzaré los dedos!  🤞🤪

Deja un comentario