Portada » Técnicas » Mover paseantes de superficie sin cansarse

Mover paseantes de superficie sin cansarse

Admitámoslo, mover paseantes de superficie es algo muy entretenido, y las picadas a estos señuelos es lo más impresionante de la pesca a spinning. Lanzas tu paseante, empiezas a bailarlo con un tiki-taka de lo más sexy, y de repente aparece una estela mágica detras del señuelo. Mantienes la respiración, la adrenalina te sube a mil, y de repente, ¡BOOOOM!, explosión en el agua que acaba con el señuelo en la boca de alguna lubina y la caña doblada. Y empieza la fiesta.

Lo malo es que pasa pocas veces, y para que ocurra hay que currárselo y echar más horas que el sol. Y claro, te cansas y no poco. En este artículo hago un repaso de aquellos detalles que puedes tener en cuenta para minimizar este cansancio y poder pescar durante más horas.

El equipo de pesca, cuánto más ligero, mejor

Cuando empecé a echar jornadas enteras con paseantes de superficie, lo hacía con una caña de Nomura Aichi 10-35 (2,59m y 169 gramos de peso), y un carrete Shimano Exage 4000 (320 gramos de peso). Con un equipo de medio kilo y una longitud de caña nada despreciable, ocurría que tras un par de horas de walking the dog mi brazo estaba para el arrastre.

Tras darle varias vueltas al asunto, concluí que para los peces a los que opto en mis spots de pesca en superficie, ese equipo estaba sobredimensionado. Si el objetivo es pescar en superficie, primero, hay que tener en cuenta qué especie y tamaño de pez se tiene como objetivo. Después, se estima qué señuelo puede ser efectivo para ese pez, y por último, qué caña y carrete se necesita para mover ese señuelo de la mejor forma posible.

Cuando hablamos de mover paseantes de superficie, lo más adecuado es utilizar el equipo más ligero posible compatible con el señuelo que queremos utilizar.

Por poner un ejemplo, para mover un Xörus Patchinko 100, el cual pesa solo 11 gramos, podemos utilizar tanto una caña 5-15 gramos como una 10-35 gramos. Ambas serían válidas según su casting weight, pero casi con toda seguridad, la 5-15 gramos será una caña mucho más más ligera, lo que se traducirá en una mayor comodidad y una menor fatiga para nosotros. Ese menor cansancio nos permitirá hacer más horas de pesca sin un cansancio extremo, teniendo más posibilidades de obtener picadas.

Dentro de un mismo casting weight, también hay cañas más y menos pesadas, dependiendo de cómo estén construidas. Este factor tendrá un impacto en el precio que también hay que considerar.

Para mover paseantes de superficie, mejor una caña corta

Cuando empecé en el spinning, a los novatos se nos decía que la medida más polivalente era 2,70m en 10-30 gramos. De hecho, las cañas de tipo seabass (lubina en inglés), suelen ser bastante largas. En mi opinión, para las playas mediterráneas en las que busco las lubinas y los palometones en superficie, 2,70 metros es un disparate. Por suerte, la mentalidad ha cambiado un poco, y a los novatos de ahora se les recomiendan cañas de 2,40m. Buen punto ahí.

La realidad es que la caña, cuanto más corta, mucho mejor para mover los paseantes de superficie (y también otros señuelos). A menor longitud, tendremos una caña con menor peso y que además será mucho más manejable al ofrecer menos resistencia al golpe de muñeca, suena bien, ¿eh? Por otra parte, podremos bajar la puntera para dar los tirones desde abajo, siendo una posición más confortable, que además imprime un mejor movimiento al señuelo al estar más cerca del agua. Con una caña de más de 2,40m, ni siendo Pau Gasol te será cómodo de mover un señuelo durante muchas horas.

Esto quizás no se comprende bien hasta que se prueba una caña corta. Te dirán que se pierde lance, y la realidad es que es cierto, pero es muy poco. Perder un par de metros en el lance es asumible frente a mover un paseante de superficie dignamente. Esto es spinning, y va de darle vida a un señuelo. Esto es algo que el gran Nicola Zingarelli explicó muy bien en su blog, en un artículo de obligatoria lectura llamado Longitud de las cañas de spinning en el mar.

Carrete equilibrado con la caña

Hasta ahora en el artículo no he comentado nada sobre los carretes, pero es otra pieza fundamental en este asunto. Primero, necesitamos que sea de recogida rápida, para poder recuperar la línea entre tirones rápidamente sin tener que acelerar demasiado el movimiento de recogida. Tener que acelerar más de la cuenta para recoger cansa, mientras que recoger lento no.

Lo segundo y más importante, es que el carrete equilibre bien con la caña en cuanto a su tamaño y peso. Esto significa que al sujetar la caña por el mango, quede balanceada con el peso del carrete, y no se vaya hacia adelante ni hacia atrás. Esto nos permitirá que al hacer el movimiento de walking the dog, nuestra muñeca no tenga que soportar el peso desbalanceado de la caña.

Actualmente, el equipo que utilizo para mover paseantes en superficie no es el más ligero del mundo, ya que también lo utilizo para otras técnicas más exigentes en robustez, pero está bien equilibrado y me resulta muy cómodo para este fin.

Practica mucho, y también descansa

El último consejo que puedo darte es que practiques mucho. Practicando conseguirás darle el movimiento de zig zag correcto y atractivo a nuestros paseantes de superficie, ahorrando físico al máximo. En este menester, intentaría tirar de brazo lo menos posible, y concentrar el movimiento en la muñeca, lo cual cansa bastante menos. La costumbre y la forma que irás obteniendo hará que cada jornada te canses menos, poco a poco.

No cansarse absolutamente nada es imposible, sobre todo cuando no podemos disponer del equipo perfecto, o cuando por circunstancias tenemos que tirar de un equipo sobredimensionado. Es por ello que es importante descansar y descargar el brazo y la muñeca frecuentemente durante la jornada. Además, esto es algo que viene muy bien, pues un spot descansado hace que los peces vuelvan a coger confianza, y quien sabe si también coger nuestro señuelo 😀 .

¡A darle al brazo! 😉

Deja un comentario