Portada » Salidas » Más salidas de pesca en superficie

Más salidas de pesca en superficie

Si alguien se ha mirado el blog por encima se habrá dado cuenta de que soy una especie de fanático de la pesca en superficie. No puedo evitar emocionarme cada vez que veo una estela detrás del señuelo zigzagueante. Y ya ni hablamos del momento en el que el pez decide que la broma ha estado bien, y que es el momento de embocar el señuelo. Esas explosiones en superficie son como una especie de droga natural que se libera en el cerebro. Una vez que lo pruebas, sólo quieres repetir.

Tener el tiempo justo para pescar, y saber dónde están localizados los peces, ha hecho que estas últimas salidas hayan estado dedicadas exclusivamente a los paseantes de superficie en mis zonas de siempre. Podríamos decir que ha sido pescar en modo fácil, el trabajo duro de buscar el sitio y saber cómo hacer los peces picar, ya estaba hecho de hace bastante tiempo.

Lubinas cada vez más difíciles

Pedro con una lubina capturada con el Travieso
Pedro con una lubina capturada con el Travieso

En las zonas que frecuento he notado que las lubinas están más difíciles que hace unas semanas. No sé si es porque se les ha machacado mucho este verano, o porque el agua en estos spots empieza a estar bastante más fría que a finales de primavera. La cosa es que están mucho más recelosas, y he tenido que calentarme la cabeza un poco más de la cuenta. Pero eso está bien, porque cada captura la he disfrutado mucho más.

Para arrancar las picadas he tenido que dejar de utilizar señuelos grandes y escandalosos como el Xörus Patchinko 100, en favor de señuelos más discretos y contenidos en tamaño, como los IMA Pugachev’s Cobra, el Espetit 95, y otros tantos que llevo en la caja. Curiosamente esto no ha hecho que se reduzca el tamaño de los ejemplares, no es lo que esperaba.

En este ámbito, quiero hacer una mención especial al famosísimo Whiplash Factory Live Wire 87 «Travieso». Este señuelo se ha llevado la mayoría de picadas en las últimas jornadas. Son solo 8 gramos que, con viento a favor, se lanzan al infinito. Todavía no sé si es su tamaño, su sonajero tan fino, su movimiento mostrando los flancos, o qué, pero agüita salá la que ha liado el amigo estos últimos días.

Esto no quiere decir que mi amado Patchinko haya dejado de funcionar, o que lo esté utilizando menos. Nada de eso. Lo único es que para las lubinas estoy obteniendo mejores resultados con otros paseantes más discretos. No hay que dejar de utilizar paseantes más grandes y escandalosos, ya que nunca se sabe dónde estará la big mama esperando su gran bocado.

La pesca en superficie no son solo lubinas

Palometón capturado con el IMA Pugachev's Cobra 60, un crack de la pesca en superficie
Palometón capturado con el IMA Pugachev’s Cobra 60, un crack de la pesca en superficie

Hace unos días iba por cierta orilla y me di cuenta de que había peces dibujando estelas cerca de la orilla. El mar estaba completamente plato, como un espejo, por lo que se apreciaba perfectamente.

Decidí probar, y estuve lanzando a lo que fuese aquello con el SPM 55 y con el Palms Bits Arts Lipless Degree, y nada, cero picadas. Pensaba que sería cualquier tipo de pez no depredador, pero fue poner el IMA Pugachev’s Cobra 60 y se armó la fiesta. Multitud de intentos de picadas que se concretaron en varios palometones de pequeño tamaño.

Aunque son divertidísimos de pescar, sobre todo con equipos ultra ligeros, preferí dejar de molestarlos tras sacar un par de ellos. Me basta con sacar alguno de vez en cuando, cuando echo de menos admirarlos. Me interesa mucho que se hagan gigantes, con la esperanza de que algún día me pongan en aprietos. ¡A seguir cazando, cracks!

En este caso iba con el equipo de spinning ligero, porque estos peces tan pequeños no eran el objetivo de la jornada. Una pena no haber tenido encima el equipo de rockfishing. Hubiera estado bien.

Hay vida más allá de las lubinas, planes de futuro

El otoño da para mucho más que para pescar lubinas, pero lo que no da de sí es el tiempo libre que uno tiene para ir a pescar. Llevo unos meses que un nuevo objetivo me ronda la cabeza, pero no he podido llevarlo a cabo este otoño.

Ese objetivo no es otro que capturar un palometón XXL. Tengo algunas ideas en cuanto a dónde pueden estar y qué señuelos utilizar, pero ninguna certeza. Tocará investigar y probar. Sé que necesitaré de muchas jornadas, de algunos kilómetros, de muchas horas, y de otros tantos bolos, y que aún así es posible que no lo consiga.

Espero tener el tiempo suficiente y las mismas ganas que ahora. No sé lo que pasará, pero si sé que solo con intentarlo ya estaré contento.

Deja un comentario