El agua del mar es muy corrosiva debido a la sal que contiene, y si no se retira de las partes metálicas de nuestros equipos, es cuestión de tiempo que se echen a perder, llegando a quedar totalmente inservibles con el paso del tiempo. Es por esto por lo que, si quieres alargar al máximo la vida útil del material de pesca, hay que realizarle mantenimiento.

Personalmente, soy un maniático del mantenimiento de los equipos, sobre todo porque desde que empecé a hacerlo desde niño, he notado como el material me dura mucho más, al contrario de lo que le ocurre a otros compañeros que no realizan un mantenimiento adecuado, ya sea por dejadez, o por falta de tiempo.

Mantener nuestros equipos de pesca es tan sencillo como limpiarlos y endulzarlos después de cada jornada de pesca. Sin excepción, incluso aunque estés muy cansado. En este artículo te doy algunos consejos para realizar este mantenimiento.

Consejos para mantener los equipos de pesca

Las cañas de pescar

El mantenimiento que realizo a mis cañas de pescar es muy sencillo: lo primero de todo es eliminar los posibles granos de arena si los hubiere, y después, bajo un grifo o en la ducha, elimin la sal de toda la caña con agua dulce, incidiendo bastante en las anillas y en la partes metálicas de las mismas.

Después, las seco bien con un trapo suave, dedicando algo más de tiempo a las anillas, para que no quede humedad que pueda contener restos de sal. Si la caña tiene alguna parte que pueda absorber agua, como por ejemplo los mangos de corcho y goma EVA, evito que le caiga el agua directamente para que no se empape. Si no se puede evitar esto último, dejo secar la caña al aire para que no se pudra el mango.

Todo este proceso no debe llevar más de 5 minutos.

Los carretes de pesca

Esta es la parte quizás más complicada por ser la que más partes metálicas tiene.

Primero, retiro la bobina y la meto debajo del grifo, intentando que fluya el agua sobre el trenzado, pero sin que entre agua en los discos del freno. Con esto no pretendo eliminar toda la sal del trenzado (algo casi imposible), sino que se vaya el grueso de la sal para que no cristalice en la bobina. Con un trapo húmedo, limpio el resto de la bobina, y después la dejo secar.

En cuanto al cuerpo del carrete, lo primero es eliminar los posibles granos de arena y otros restos con un pincel o cepillo seco. Después, le paso un trapo humedecido con agua dulce, con la intención de eliminar el salitre, incidiendo sobre las partes metálicas, como el pickup, los tornillos, y esforzándome un poco más en el guiahilos, que es sin duda la parte donde más sal se acumula. Después, seco el cuerpo con un trapo seco. Para finalizar, dejo caer una gota de aceite fino o de precisión para carretes (o para máquinas de coser) sobre el rodamiento guiahilos, para que expulse la posible sal que quede en su interior.

Cada 4 o 5 jornadas, dependiendo del carrete y del uso que haya tenido, dejo caer una gota de este mismo aceite fino en las partes móviles del carrete, con muchísimo cuidado de que no quede un exceso de lubricación que pudiese ser contraproducente.

Mantenimiento de señuelos, cajas y otros elementos

Aquí no hay misterio, endulzamos con abundante agua, dejamos secar al aire libre, ¡y listos para la siguiente jornada!

¿Y qué hay de los sprays de silicona y otros productos de mantenimiento?

Como veis, para el mantenimiento de mis equipos de pesca solo utilizo agua dulce, un par de trapos viejos (uno para humedecer y otro para secar), un pincel o cepillo seco, y una gotita de aceite fino para los carretes.

No creo necesario utilizar sprays de silicona para los equipos, ni productos para el trenzado. Hace años utilizaba todo ese tipo de productos, sobre todo en los equipos de surfcasting, y nunca noté que me aportaran ningún beneficio. Quizás estos productos puedan ayudar si no has endulzado el material, pero en mi caso no me aportan nada.

Para finalizar

A pesar de que mantengas tu material correctamente, con relativa frecuencia tendrás que sustituir algunas partes de tu carrete, como por ejemplo el rodamiento guiahilos, ya que al ser una parte que siempre está en contacto con el agua, acaba deteriorándose. Pasa lo mismo con los triples y las anillas de los señuelos, son piezas que habrá que sustituir con el paso del tiempo.

Eso sí, cuanto mejor mantengamos nuestros equipos, más tiempo pasará antes de tener que realizar este tipo de cambios.

Además de todo esto, es buena práctica realizar un mantenimiento anual de los carretes de pesca. Esto es: desmontarlos, desengrasarlos al completo, y volver a montar y engrasar. Si no tienes experiencia con esta tarea, es recomendable que la realice un profesional, ya que tiene cierta dificultad. Además, este será el momento adecuado de sustituir cualquier pieza del carrete que haya podido sufrir desgaste. ¡Infórmate en tu tienda de pesca!

De nada sirve tener el material de más calidad si no se mantiene correctamente.

Y creo que esto es todo :-). Si tienes cualquier duda, ¡déjala en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.