Portada » Salidas » Lubinas en superficie tras el confinamiento

Lubinas en superficie tras el confinamiento

Llevo algunos días sin publicar nada. Entre el trabajo, algunos proyectos personales, las salidas de pesca y responder a los e-mails que me escribís, no estoy teniendo tiempo para nada más. Pero bueno, no me olvido de que tengo este humilde blog, y lo que es mejor, que hay gente que lee lo que escribo. Se agradece, y me motiva a seguir contando cosas, como por ejemplo que estamos en época de pescar lubinas en superficie. 🙂

Aunque tengo un equipo nuevo de rockfishing por estrenar, las 3 o 4 salidas que llevo hechas después del confinamiento han sido exclusivamente a spinning ligero, buscando a estas preciosas lobas del mar. ¡Y las he encontrado!

La primera salida tras el confinamiento

De esta salida hace ya algunos días, pero la recuerdo como si fuese ayer por la mañana. Entre la lesión que tuve en la rodilla a principios de año, y después el maldito coronavirus, no había hecho ninguna salida seria y satisfactoria, pero llegó el momento.

Al contrario que otras veces, el día de antes estaba bastante tranquilo. Decidí tomármelo así porque estaba algo saturado de ver la locura desatada en redes sociales por la vuelta a pescar. También había bastante bulo con la idea de que tras el confinamiento todas las lubinas habrían pasado de pesar 300 gramos a pesar 4 kilogramos, como si eso pudiera pasar en 2 meses.

El spot concreto tampoco lo tenía claro. Mi intención era salir a probar varios puntos en una zona de la costa murciana bastante amplia. De siempre he sabido que esa zona es querenciosa para conseguir buenas lubinas en superficie. También se sabe que es una pesca muy irregular, y que las capturas de buenos ejemplares son infrecuentes. Nada atípico.

Llegué al spot, monté el equipo, y realicé los primeros lances con el Xorüs Patchinko color cabot. En el primer lance, nada de nada, pero en el segundo, ya tuve los dos primeros ataques en superficie, llegando a notar el segundo en la caña. ¡Adrenalina al 100% nada más volver a la pesca!

Tras un par de lances más, conseguí clavar la primera lubina en superficie. No era grande, pero me hizo muchísima ilusión ver su color tan característico de esta zona.

Primera lubina en superficie tras el confinamiento
Primera lubina en superficie tras el confinamiento

Después de esta, vinieron muchas más de un tamaño parecido. Estaba flipando, porque no es lo normal en esta zona. Muchísimas muchísimas picadas, aunque las que conseguí sacar eran de tamaño pequeño y mediano.

Busqué las grandes, con señuelos adecuados para ello, como el Whiplash Factory Spittin Wire, pero no aparecieron. Tuve un par de picadas importantes. La primera quedó en nada, y la segunda pude pelearla unos segundos antes de que se soltara.

Aunque es cierto que a este spot vine buscando ejemplares de tamaño, el disfrute de tener tantas picadas a paseantes de superficie, después de tanto tiempo esperando para volver a pescar, no tiene precio. ¡Qué me quiten lo bailao!

¿De dónde ha salido tanta lubina?

Todos sabemos lo que ha pasado con las sucesivas DANAs que han afectado al levante español en los últimos meses: cientos de miles de lubinas, doradas y hasta atunes se escaparon de las piscifactorías, invadiendo gran parte del Mar Mediterráneo.

Tanto yo, como los compañeros que también han conseguido capturas en esta zona, tenemos dudas de si estas lubinas que estamos pescando ahora son de esas piscifactorías o no. Hay cosas que nos llevan a pensar que sí, como por ejemplo, su gran número. Sin embargo, hay otros aspectos, como el color o su fuerza en la lucha, que nos hace pensar que son salvajes.

¿Ha habido una explosión de vida en esta zona? ¿Son lubinas de piscifactoría que tras un tiempo de adaptación se parecen cada vez más a las salvajes en color, morfología y fuerza? ¿La ausencia de pescadores profesionales durante el confinamiento ha hecho que estas lubinas estén más cerca de la orilla?

No soy biólogo, por lo que no soy capaz de tener una opinión formada al respecto. En cualquier caso, yo no entro en los debates que hay alrededor de este tema, sobre si es pertinente o no liberar un pez de jaula. Personalmente, libero todos los peces, ya que no tengo los datos necesarios para decidir si tengo que sacrificar a un animal que no voy a consumir, y ni aún así sé si sería capaz de hacerlo.

Las siguientes salidas: más lubinas en superficie

Después de esta primera jornada post-confinamiento, no me quedó otra que seguir pescando en superficie. Las siguientes jornadas han seguido siendo muy divertidas, algunos días con más picadas y otros con menos, pero sin bolos. He podido capturar lubinas pequeñas y medianas con casi todos los paseantes de superficie que llevo en la caja a estas alturas de la temporada: Patchinko, Pugachev’s Cobra, Espetit, Fakie Dog, Travieso

Lubina en superficie conseguida con el Live Wire Travieso
Lubina en superficie conseguida con el Live Wire Travieso

Mi objetivo es claro: conseguir una lubina de buen tamaño, como he hecho en años anteriores. Creo que ahora es más difícil, porque estas lubinas pequeñas son más agresivas, y atacan antes que las grandes. No obstante, con tanta actividad en superficie, la espera de la gran picada se está haciendo mucho más amena.

La pesca en superficie es preciosa, y sin duda alguna, mi favorita. Aunque el objetivo está aún por cumplir, me estoy divirtiendo mucho esta temporada, y seguiré intentándolo hasta que vuelva a llegar ese momento. Y en eso consiste la pesca, ¿no?

Deja un comentario